Passa al contingut principal

Relats finalistes mes de març

Per fi tenim els quatre relats finalistes seleccionats per la Comissió de Dinamització de la Lectura en el mes de març. Estem molt satisfets per la vostra acollida i us comuniquem que moltes de les 63 històries que hem rebut són intrigants i sorprenents. Gràcies per participar-hi, gràcies, gràcies!

A FLOR DE PIEL
Siempre supe que nunca había estado allí antes, en esa ciudad solo quedaba desesperación y agonía. Casas destrozadas por el impacto de las desmedidas bombas, cuerpos putrefactos esparcidos por las lúgubres calles. La locura y el miedo se apoderaron de las almas restantes. Mi cuerpo empezó a temblar. A lo lejos, se escuchaban los sollozos de lo que parecía una niña indefensa, contemplando lo que la guerra le había arrebatado. Una sensación de miedo, y terror corrompía mis sentidos. De repente, todo se acabó, las luces se encendieron, los créditos aparecieron y la gente se levantó de sus butacas.

EL EJÉRCITO
Siempre supe que no había estado allí antes, me equivocaba. Ese lugar me resultaba familiar. Hice memoria y pude recordar mi infancia en ese sitio. Pero estaba cambiado, antes era un bonito prado, en cambio ahora era un duro campo de batalla.
A lo lejos pude apreciar un ejército de miles de soldados, rápidos y fuertes, acercándose a un gran enemigo. Esa bestia les triplicaba en tamaño, pero por sorprendente que parezca los soldados lograron derrotarlo. Tan rápido como llegaron, las hormigas se alejaron con su botín. Un escarabajo.

LOS ANTIGUOS RECUERDOS Y UN NUEVO EMPEZAR
Siempre supe que no había estado allí antes, había visto ya muchos lugares parecidos y desde diferentes perspectivas, pero nunca como aquella. Gracias a mi compañero retengo cada uno de esos antiguos y bonitos recuerdos en mi memoria.
Él no podía recordar sin mí, lo he visto crecer y madurar, pero últimamente es otro quien ocupa mi lugar. Por fin volvía a servirle como antes. Aparcó su moderno teléfono para cogerme, enfocarme y fotografiar aquel sitio espléndido, como solíamos hacer en los viejos tiempos.

MI HORA
Siempre supe que no había estado ahí antes, pero me resultaba excitante. Ya había observado la situación anteriormente junto a mis compañeras, pero siempre detrás del cristal.
Era mi momento. Me veía reluciente, y notaba un calor que inundaba todo mi ser. La realeza estaba a la espera de mi llegada.
Las cinco en punto. Mi hora. Me acompañó una criada y me dejó a solas con esa elegante mujer. Ella me rozaba el brazo y sus labios acariciaban mis paredes.
Nunca imaginé que la reina iba a elegir a una taza como yo para beber su té.

Ara ajuda'ns a triar la millor història pitjant l'enllaç de la fotografia. Vota i decideix!




Comentaris